dilluns , setembre 24 2018

El full de la setmana

Seguimos a Jesús:

Rompamos con todo, apostemos por el amor. (2)

Nadie puede servir a dos amos, porque odiará a uno y querrá al otro, o será fiel a uno y despreciará al otro. No se puede servir a Dios y al dinero (Mt6,24)

 

Ser cristiano consiste básicamente en seguir a Jesús. El seguimiento de Jesús, con toda su radicalidad, es una exigencia para todo creyente cristiano, por el simple hecho de serlo. Pero quizá no queda mucha radicalidad en nuestro seguimiento de Jesús. No será que, como acusa D. Bonhoeffer, “nos hemos reunido como cuervos alrededor del cadáver de la gracia barata y hemos chupado de él el veneno que ha hecho morir entre nosotros el seguimiento de Jesús”? Al ignorar su radicalidad ¿no habrá dejado de ser nuestro gozo el Evangelio para convertirse en nuestro problema?

 

Sorprende que Jesús, al llamar al seguimiento, no ofrezca al llamado explicación o motivación alguna. Pese al carácter decisivo de las mismas, no van acompañadas de un programa, proyecto o meta, ni se hace la menor alusión a las consecuencias que de ellas pueden derivarse. De lo que se trata, en definitiva, es de renunciar a todo lo que pueda interponerse entre Jesús y el que ha sido llamado.

 

De esta manera las llamadas de Jesús al seguimiento plantean la necesidad de una conversión raíz, fundamental y primera, que se concreta en las renuncias  siguientes:

– Renuncia al dinero y a todos los bienes:

“Ningún criado puede servir a dos amos, pues odiará a   uno y amará al otro, o será fiel a uno y despreciará al otro.  No podéis servir a Dios y al dinero” (Lc 16, 13 ;cf. Mt 6,24).

“…Vende todo lo que tienes…y, anda, vente conmigo” (Lc18, 22; cf. todo el contexto (Mt 19, 16-30).

– Renuncia al apego a nosotros mismos, a la propia vida:

“El que conserve su vida la perderá, y el que pierda su vida   por mí, la conservará” (Mt 10, 39).

“Sí, os lo aseguro, si el grano de trigo cae en tierra y no muere, queda infecundo; en cambio, si muere da fruto abundante” (Jn 12, 24)

– Renuncia a la instalación cómoda para aceptar lo que el

camino del servicio al Reino entraña de incierto e imprevisible:

“Te seguiré donde vayas. Jesús le respondió: las zorras   tienen madrigueras y los pájaros nidos, pero este hombre   no tiene donde reclinar la cabeza” (Lc 9, 57-58; Mt 8, 19-20).

– Renuncia a las vinculaciones familiares en la medida que puedan interponerse entre Jesús y el llamado a seguirle y obstaculizar o entorpecer el seguimiento:

“Sígueme. El respondió: permíteme que vaya primero a   enterrar a mi padre. Jesús le replicó: deja que los muertos  entierren a sus muertos; tú vete a anunciar por ahí el  reinado de Dios” (Lc 9, 59-60; Mt 8, 21-22).

 

Pero, ¿Cómo entender positivamente el seguimiento de Jesús, con toda su radicalidad, y cómo evitar sus posibles efectos “perversos”?

 

  1. El don precede a la exigencia. El mensaje de Jesús “no es primeramente una llamada a la conversión, sino una proclamación gozosa y llena de urgencia de la Buena Noticia, que tiene su origen en la experiencia de la inmediatez de Dios y de su amor gratuito y sobreabundante. El radicalismo de Jesús no es  el rigorismo de la exigencia moral, sino el de quien se descubre sumergido en una corriente de amor desbordante”.

 

  1. La radicalidad no es rigorismo. La verdadera radicalidad evangélica se opone al rigorismo. Como dijo J. B. Metz, “si la Iglesia fuese ‘más radical’ evangélicamente, tal vez no necesitaría ser tan ‘rigurosa’ legalmente”. Y añade: “El rigorismo procede más bien del miedo, mientras que la radicalidad nace de la libertad de la llamada de Cristo”.

 

  1. La radicalidad es compatible con la debilidad, pero no con la “rebaja”. Ante la radicalidad de las llamadas de Jesús el ser humano se sabe y siente débil. La llamada de Jesús no va dirigida a “superhombres”, capaces de realizar las hazañas más osadas. Pero si “abaratamos” la gracia estamos traicionando la esencia del Evangelio. Es el don del Espíritu el que posibilita el seguimiento.

 

  1. La radicalidad del seguimiento no convierte al cristianismo en un mensaje para una “elite de selectos”. El mismo afirmó que su mensaje se escondía a los sabios y prudentes y se daba a conocer a los pobres y sencillos? (Mt 11, 25).

 

  1. El seguimiento de Jesús sólo puede realizarse asumiendo mediaciones históricas diversas. En Jesús se nos ha dado lo que podríamos llamar “la estructura fundamental y vinculante” del seguimiento. Pero, en Jesús no podemos encontrar todas las formas concretas de responder a la Palabra del Padre, precisamente porque Dios es el Señor de toda la historia, Dios es un Dios de la historia. Lo es precisamente “encarnándose en ella, asumiéndola, señoreándola desde dentro”.

 

  1. Necesidad de estrategias pedagógicas que permitan avanzar en el camino del seguimiento. Un planteamiento inicial del todo o nada, ignorando la situación de las personas en el momento mismo de la invitación al seguimiento, parece pedagógicamente inaceptable. Habrá, pues, que elaborar estrategias válidas que sepan partir de la situación real de la gente y que sepan igualmente respetar, con paciente tolerancia, los ritmos propios de todo proceso de conversión. En otro caso correríamos el riesgo de introducir, en nuestros ámbitos eclesiales, el rechazo apresurado y hasta la exclusión intolerante. Hace falta una teología del proceso que permita avanzar, sin trampas, pero sin impaciencias intolerantes, en el camino del seguimiento progresivamente más fiel, confiando en que cada paso dado puede abrir sin coacciones a una generosidad siempre mayor, pero sin caer en la gracia barata.

Seguimos a Jesús: Rompamos con todo, apostemos por el amor. (2)

 

 

 

About Joan Garcia

Veure també

El full parroquial i el Papa Francesc!

Horaris i intencions de pregàries en les Eucaristies: Diumenge: 10:00h: per els qui pertoca 12:00h: …

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies