dimarts , desembre 18 2018

La actividad que santifica – Gaudete et exsultate – Full parroquial

 

 

 

Horaris i intencions de pregàries en les Eucaristies:
Diumenge:
10:00h: Pedro i Pilar
12:00h: per els qui pertoca
19:00h: per els qui pertoca
Dilluns: ​per els qui pertoca
Dimarts: ​per els qui pertoca
Dimecres: ​per els qui pertoca
Dijous: ​per els qui pertoca
Divendres: ​per els qui pertoca
Dissabte: ​Angeles Castaño Haro
Diumenge:
10:00h: per els qui pertoca
12:00h: per els qui pertoca
19:00h: per els qui pertoca

ACTIVITATS PARROQUIALS

Atenció al despatx parroquial: dimarts i divendres, de 18 a 19h.

Confessions: en horari de despatx, o en hores convingudes.

Aplec de l’Esperit: dissabte vinent se celebra a Tortosa l’Aplec de l’Esperit, on milers de joves de Catalunya es reuniran per celebrar la festa de Pentecosta. Des de la parròquia, també hi assistirem un grup de joves.

Dedicació del temple: el dijous, dia 31, hi haurà una catequesi molt especial. En motiu de la propera festivitat de Sant Cebrià, quan farem la dedicació del temple (el que vulgarment se’n diu la “consagració”) vindrà un prevere liturgista a explicar-nos en profunditat en què consisteix i què significa la dedicació d’un temple. Serà a les 18h, a la mateixa Església.

Parròquia Sant Cebrià de Barcelona
Arenys 65, 08035 Barcelona
Tlf. 605687156
Email: santcebria65@gmail.com
Web: santcebriabcn.org
​​​

DIUEMENGE VII DE PASQUA
13 de Maig de 2018
GAUDETE ET EXSULTATE (4) La actividad que santifica
Alegraos siempre en el Señor. Os lo repito: ¡Alegraos! (Fl 4, 4)

27. ¿Acaso el Espíritu Santo puede lanzarnos a cumplir una misión y al mismo tiempo pedirnos que escapemos de ella, o que evitemos entregarnos totalmente para preservar la paz interior? Sin embargo, a veces tenemos la tentación de relegar la entrega pastoral o el compromiso en el mundo a un lugar secundario, como si fueran «distracciones » en el camino de la santificación y de la paz interior. Se olvida que « no es que la vida tenga una misión, sino que es misión».

28. Una tarea movida por la ansiedad, el orgullo, la necesidad de aparecer y de dominar, ciertamente no será santificadora. El desafío es vivir la propia entrega de tal manera que los esfuerzos tengan un sentido evangélico y nos identifiquen más y más con Jesucristo.

De ahí que suela hablarse, por ejemplo, de una espiritualidad del catequista, de una espiritualidad del clero diocesano, de una espiritualidad del trabajo. Por la misma razón, en Evangelii gaudium quise concluir con una espiritualidad de la misión, en Laudato si’ con una espiritualidad ecológica y en Amoris laetitia con una espiritualidad de la vida familiar.

29. Esto no implica despreciar los momentos de quietud, soledad y silencio ante Dios. Al contrario. Porque las constantes novedades de los recursos tecnológicos, el atractivo de los viajes, las innumerables ofertas para el consumo, a veces no dejan espacios vacíos donde resuene la voz de Dios. Todo se llena de palabras, de disfrutes epidérmicos y de ruidos con una velocidad siempre mayor. Allí no reina la alegría sino la insatisfacción de quien no sabe para qué vive.

¿Cómo no reconocer entonces que necesitamos de tener esa carrera frenética para recuperar un espacio personal, a veces doloroso pero siempre fecundo, donde se entabla el diálogo sincero con Dios?

En algún momento tendremos que percibir de frente la propia verdad, para dejarla invadir por el Señor, y no siempre se logra esto si uno «no se ve al borde del abismo de la tentación más agobiante, si no siente el vértigo del precipicio del más desesperado abandono, si no se encuentra absolutamente solo, en la cima de la soledad más radical». Así encontramos las grandes motivaciones que nos impulsan a vivir a fondo las propias tareas.

30. Los mismos recursos de distracción que invaden la vida actual nos llevan también a absolutizar el tiempo libre, en el cual podemos utilizar sin límites esos dispositivos que nos brindan entretenimiento o placeres efímeros. Como consecuencia, es la propia misión la que se resiente, es el compromiso el que se debilita, es el servicio generoso y disponible el que comienza a retacearse. Eso desnaturaliza la experiencia espiritual. ¿Puede ser sano un fervor espiritual que conviva con una acedia en la acción evangelizadora o en el servicio a los otros?

31. Nos hace falta un espíritu de santidad que impregne tanto la soledad como el servicio, tanto la intimidad como la tarea evangelizadora, de manera que cada instante sea expresión de amor entregado bajo la mirada del Señor. De este modo, todos los momentos serán escalones en nuestro camino de santificación.

32. No tengas miedo de la santidad. No te quitará fuerzas, vida o alegría. Todo lo contrario, porque llegarás a ser lo que el Padre pensó cuando te creó y serás fiel a tu propio ser. Depender de él nos libera de las esclavitudes y nos lleva a reconocer nuestra propia dignidad.

Esto se refleja en santa Josefina Bakhita, quien fue « secuestrada y vendida como esclava a la tierna edad de siete años, sufrió mucho en manos de amos crueles. Pero llegó a comprender la profunda verdad de que Dios, y no el hombre, es el verdadero Señor de todo ser humano, de toda vida humana. Esta experiencia se transformó en una fuente de gran sabiduría para esta humilde hija de África ».

33. En la medida en que se santifica, cada cristiano se vuelve más fecundo para el mundo. Los Obispos de África occidental nos enseñaron: « Estamos siendo llamados, en el espíritu de la nueva evangelización, a ser evangelizados y a evangelizar a través del empoderamiento de todos los bautizados para que asumáis vuestros roles como sal de la tierra y luz del mundo donde quiera que os encontréis ».

34. No tengas miedo de apuntar más alto, de dejarte amar y liberar por Dios. No tengas miedo de dejarte guiar por el Espíritu Santo. La santidad no te hace menos humano, porque es el encuentro de tu debilidad con la fuerza de la gracia. En el fondo, como decía León Bloy, en la vida « existe una sola tristeza, la de no ser santos ».

About Jordi Cerdà

Veure també

Germanor sense sospites

              Horaris i intencions de pregàries en les Eucaristies: …

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies